Exposición pasada
Mar Guerrero
Raisa Maudit
THE SILENCE TALKS
19 de Diciembre - 7 de Febrero, 2020
Nota de prensa

THE SILENCE TALKS

 

RAISA MAUDIT ( 1991, La Palma ,Canarias )

MAR GUERRERO ( 1991, Palma de Mallorca)

 

El sonido es una reacción de vibraciones que se expande en un medio elástico en forma de ondas que son la reacción de la materia al movimiento y a la interacción entre sí de la misma. Se entiende como silencio la ausencia total de sonido, lo que es físicamente imposible sin intervención tecnológica o ausencia total de materia en la que expandir esas ondas vibrantes. Se entiende también silencio como la ausencia de voz, la ausencia de relato reglado. ¿Es posible el sonido más allá de la materia y la física? ¿Es posible el sonido sin intervención artificial? ¿Pueden las voces hablar desde otro tiempo sin vibración alguna? ¿Podemos convertir el sonido en silencio?

 

 

 

Donde nada lleva a nada empieza en el agua y acaba en la misma al introducir un elemento extraño que activa un juego de percepciones e incertidumbres a través de la luz y el color, al mezclarse la imagen fotográfica con el motivo fotografiado. Si suponemos que el universo mientras destruye, también construye, no podemos determinar realmente, mediante una observación superficial, si algo está evolucionando hacia o desde. Al tiempo que “hacia” tiende generalmente a manifestarse en cosas un poco apagadas y más oscuras, las cosas en evolución “desde” tienden a ser un poco más claras y ligeramente más llamativas. En este sentido, la nada en sí misma, en vez de ser un espacio vacío, vibra de posibilidades, manteniéndose el universo en un movimiento constante hacia o desde lo potencial. A través de las imágenes recopiladas y su posterior transformación y puesta en escena, se pretende hacer hincapié en una cuestión temporal y experiencial, utilizando el agua como materia y elemento transitorio generador de pensamiento.

 

 

 

La película ‘He aquí las marcha de las cosas’ de Raisa ,explora la vivienda en la residió durante tres meses y murió exiliado, enfermo y triste en 1849 el Rey Carlos Alberto de Cerdeña tras perder la guerra contra su propio hijo, conservador y absolutista. La vivienda en el centro de Oporto es una escenografía de su casa, convertida en Museo (actualmente el Museo Romántico). El espacio recorre su figura a través de la recreación doméstica de capas ficticias. Diferentes objetos contemporáneos que fingen ser históricos se mezclan con objetos personales sin distinción alguna y las estancias aluden a ser habitadas a la vez que impidiendo la posibilidad de eso mismo. El interiorismo de la casa fue por última vez rediseñado por el escenógrafo Tito Celestino da Costa donde se mezcla comida de plástico, animales disecados y salas de juego que no se pueden jugar. La película es un recorrido entre esas capas de ficciones, habitando la casa cuando no hay nadie. El sonido, recogido de grabaciones de campo de los ruidos de una casa vacía (el crujir de la madera, el viento en las ventadas, el terciopelo rezando el terciopelo, clavicordios desafinados) compone un landscape sonoro, como la respiración viva de esa casa muerta mientras un texto subtitulado alude a las capas de ficciones de ese relato. “He aquí la marcha de las cosas” es una frase que escribe Alan Kardec (padre de la corriente espiritista) para poner en contraposición el materialismo y la espiritualidad. Cómo en el materialismo la materia es la causa y su interacción produce un efecto, y en espiritismo el espíritu es en sí mismo causa y efecto a un tiempo, generando la teoría de que acciones invisibles pueden casar efectos visibles, el crujir de la madera, el viento en las ventanas, el terciopelo rozando el terciopelo. ¿Qué significa ese sonido en una casa muerta que finge estar vida?